Blog

costo de mariachis en garibaldi

Mariachi sin fronteras

Costo de mariachis en Garibaldi

Esta publicación nos constatará que la música mariachi no es exclusiva de México, pero más allá del hecho de sentir encono, se trata de enorgullecernos aún más porque este género que es símbolo de identidad cultural esté propagándose más allá de nuestras fronteras.

Ocho músicos japoneses integran al Mariachi Samurai, su fundador ha amado la música mexicana por cerca de 60 años, cuando la escuchó por primera vez. Decidido a aprender a tocarla salió de la provincia de Nagoya hacia Tokio para que en 1972 llegara a México, para que ahora su música tenga un costo de mariachis en Garibaldi.

Sam Moreno, ese es el nombre artístico del fundador, cuenta que llegó a la Plaza Garibaldi a juntarse con los demás mariachis, les preguntaba y pedía consejos. Asegura que aprendió solo, pues en su familia no hay músicos, ni sus hijos heredaron su gusto, ese que nació al escuchar a José Alfredo Jiménez, Vicente Fernández y Miguel Aceves Mejía.

En la nota de Verónica Díaz en el portal del diario Milenio señala que el idioma lo ha aprendido a fuerza de canto como las composiciones de “Volver, volver”, aunque en realidad lo pronuncie como “Vorver, vorver”.

Es relevante observar a ocho japoneses (tres mujeres) vestidos de mariachis e interpretando las canciones más representativas de México como El Jarabe Tapatío, Cielito Lindo. Entonces, fundado desde hace 20 años en Tokio, Japón, el Mariachi Samurai ha visitado México en dos ocasiones, en la XXV Feria del Mariachi, evento que reúne a agrupaciones de este tipo de todas las partes del mundo.

Sam Moreno de ahora 74 años explicó que cada vez que su grupo toca para los mexicanos, la primera reacción es de sorpresa por radical que podría resultar esta combinación, pero momentos después a la gente les gusta y les da su corazón.

En las primeras visitas de Sam Moreno a México, visitó la Plaza Garibaldi, tomó tequila, comió picante y así, su amor por esta cultura le hizo fundar un restaurante en Tokio llamado Un pedacito de México. Sam asegura que lo que se necesita para tocar mariachi es sentimiento, no se necesita ser mexicano se requiere amor por la música pues ésta trasciende países y razas.

Sin importar la nacionalidad, los rasgos o el acento de Sam y sus compañeros, contrabajo, vihuela, dos guitarras, dos trompetas y dos violines más los dos bailarines de folklor, la gente corea las canciones que tocan y hasta bailan “La Bamba” “el mariachi es alegre y sentimiento, pura pasión” asegura Sam.

 

¡Vota aquí!
¿Te ha gustado el artículo?
¡Ya votaste, gracias!

¡Vota aquí!
¿Te ha gustado el artículo?
¡Ya votaste, gracias!
WhatsApp Mándanos WhatsApp